Educación Ambiental

Desde el año 2004, el proyecto Chicamocha ha venido realizando talleres de educación ambiental en los departamentos de Santander y Boyacá, con el fin de sensibilizar a los niños y profesores de las escuelas sobre la importancia de valorar los recursos naturales de la zona, sobre el estado de amenaza en el que se encuentran el Colibri Ventricastaño y el Cucarachero de Nicéforo, y sobre la importancia de proteger estas dos aves endémicas y su hábitat en el Cañón del Chicamocha.

Al inicio del proyecto trabajamos con 387 niños de nueve escuelas en siete veredas pertenecientes a los municipios de: Onzaga, Barichara, San Gil, Galán, Jordán y Villa Nueva en el departamento Santander y Soata, Susacón y Boavita en el departamento de Boyacá.

En el 2005, Sandra Valderrama, quien realizaba su tesis de pregrado en el departamento de Santander, trabajó en el área rural del municipio de San Gil. Su trabajo en educación ambiental buscó principalmente integrar a los niños al proyecto, explicándoles las características principales de su región, y haciendo énfasis en la importancia de cuidar las aves y proteger el bosque seco.

En el año 2008, con una segunda beca de CLP (Conservation Leadership Programme), el Proyecto Chicamocha regresó al departamento de Santander y trabajó con las escuelas rurales ubicadas en el municipio de Zapatoca, en donde la Fundación Proaves estableció la reserva Cucarachero de Nicéforo. A través de los talleres realizados en las escuelas con los niños y profesores se dió a conocer la creación de la reserva Cucarachero de Nicefori, y se profundizó en la ecología, requerimientos y morfología del Cucarachero de Nicéforo y el Colibrí Ventricastaño. Un total de 158 estudiantes de preescolar, primaria y post-primaria entre los 5 y los 16 años, fueron incluidos en las actividades de educación ambiental.

Paralelo a las actividades de educación, se repartieron 950 calendarios y 900 cartillas en 7 municipios de Santander, 3 municipios de Boyacá, y en algunas fundaciones ubicadas en Cali y Bogotá. El almanaque tuvo como principal objetivo familiarizar a los habitantes de la región con la fauna y flora endémica de la zona, incluidas las dos especies de aves amenazadas, y fundamentar en ellos conciencia del valor del patrimonio biológico de su región y la importancia de cuidarlo. La cartilla fue dirigida principalmente a los niños de las escuelas ubicadas alrededor del cañón del Chicamocha con un mensaje de conservación.

Ubicación del Canal de Chicamocha